Saber dialogar, argumentar y escuchar es clave para ahorrarnos conflictos sin sentido.

¿Tenemos en cuanta todo lo que conlleva el proceso de comunicación?

No siempre sabemos hacernos entender o transmitir lo que queremos transmitir. A menudo, resulta complejo. A veces, creemos que nuestro interlocutor es el que pone una barrera para que no le llegue lo que queremos trasmitir.

Nos olvidamos de lo importante que es comunicarnos con los demás de forma sencilla y clara, sin pensar en el impacto que puedan llevar nuestras palabras y gestos.

Las personas cometemos errores en el proceso de comunicación, lo cual reduce por completo nuestra capacidad para llegar a acuerdos o consolidar relaciones.

Se va creando o destruyendo la información que se originan o recibe, en base a sus características, experiencias y peculiaridades. Las personas creamos realidades, a través de nuestro lenguaje.

La causa de la gran mayoría de los malentendidos es cuando las personas creen estar hablando de lo mismo, pero su concepción es distinta.

En las conversaciones con los demás, la palabra puede ser la misma pero el contenido distinto. Hay que tener en cuenta qué decimos y cómo lo hacemos, para obtener un mapa más preciso de nuestra comunicación con los demás.

Para que la comunicación sea efectiva se debe de dar:

Escucha activa: escuchar lo que el otro tiene que decir, hay que prestar atención a todo lo que el interlocutor está trasmitiendo, incluso lo que no nos interesa.

Empatía: ser capaces identificar los sentimientos y pensamientos de otros , y experimentarlos como si fueran nuestros .

Asertividad: capacidad de expresar nuestros deseos de manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, sin atentar contra los demás.

Comprensión del lenguaje no verbal ( gestos y posturas no verbales): Fijarse en el lenguaje corporal de nuestros interlocutores hará más fácil comprender el mensaje. En una comunicación, lo ideal es que este en sintonía nuestro cuerpo y nuestras palabras para evitar malentendidos.

Habilidad para aceptar otros puntos de vista.

– Respeto: aceptar las desacuerdos que podamos tener con la otra persona y no imponer nuestras creencias u opiniones, y potenciar el diálogo reflexivo e integrador.

Preguntar en lugar de suponer: Cuando se tiene una conversación con otra persona es muy importante preguntar al otro qué es o qué significa para él sobre lo que se esta hablando.

Y también podemos explicar como lo vemos. Sino, damos por hecho que el otro comparte nuestra visión del mundo o que piensa igual que nosotros.

Nos ahorraríamos conflictos y malentendidos si en lugar de suponer, preguntamos antes al otro qué idea o planteamiento tiene sobre un tema de conversación.

Cada uno tiene su propia educación, experiencias, formación, características personales, como para compartir opiniones o sentimientos parecidos. Cada uno tiene un modelo diferente.

Es fundamental tener una buena comunicación con los demás para que no haya malos entendidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Ana Canto Gil.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.