RESILIENCIA

En psicología, la resiliencia se refiere a la capacidad que tienen las personas para hacer frente y superar un suceso estresante o traumático, como un problema familiar, problema financiero, una ruptura amorosa, un accidente, muerte de un familiar, etc. y salir reforzado de ello.

Las personas resilientes suelen rendir mejor en sucesos estresantes, incluso pueden aprender habilidades nuevas a partir de esos sucesos negativos.

También se relaciona con tener mejor salud tanto mental como física, y una mayor resistencia al estrés y la adversidad.

Estrategias:

Existen dos tipos de estrategias de afrontamiento, las adaptativas y las desadaptativas. La resiliencia se encuentra en las adaptativas.

Las personas con estrategias desadaptativas o no resilientes, no entienden la conducta de las personas resilientes. Muchas veces se ve a las personas resilientes negativamente e incluso se juzgan y clasifican como frías y sin sentimientos, pero esto no es así.

Ser resiliente no es que no importe lo que ha ocurrido o ser personas frías o sin sentimientos. Si no que esta persona se repone rápido y no se deja llevar por la negatividad del suceso estresante o negativo.

Factores que favorecen a ser resilientes:

Factores que favorecen la aparición de la resiliencia:

– Vivir en un ambiente con personas resilientes.

– Tener un buen concepto de uno mismo.

– Tener buen autocontrol.

– Gestionar bien los conflictos.

– Ser positivos.

– Controlar los impulsos.

Características de las personas resilientes:

Estas personas aceptan la realidad y le intentan dar sentido aunque sea muy negativo. Son personas que: saben localizar los problemas, son optimistas, controlan sus impulsos y emociones, ven las situaciones desfavorables como oportunidades para aprender, son empáticas y aceptan la realidad tal como se da.

Ventajas de las personas resilientes:

– Tienen menos trastornos del estado del ánimo o depresión.

– Saben como enfrentarse a cada situación.

– Tienen mejor salud física y mental.

– Viven más felices.

– Tienen mejores resultados en la vida en general.

– No critican ni juzgan a los demás, los aceptan tal como son.

– Asumen más riesgos en la vida.

– Ayudan a los demás a tomar una actitud positiva ante la vida.

Consejos para ser resilientes:

Es un proceso largo, en el que necesitaremos aprender mucho de nosotros mismos.

Consejos:

– Conocerse a uno mismo

Es importante que nos conozcamos, saber qué nos afecta de manera negativa y trabajarlo. Para ello, tendremos que analizar nuestras habilidades y debilidades para poder crear los recursos necesarios para saber como gestionar situaciones difíciles.

– Autocontrol emocional

No es no llorar o no sentir, se trata de aceptar que podemos hacerlo. Aprender a llorar, a gritar, … Y a la vez, regular y adecuar estas emociones para fortalecernos.

– Control de impulsos

Aprender a detectar los indicios de tensión para parar a tiempo esos impulsos que se dan justo después del suceso negativo.

Es decir, tomar distancia del suceso para reflexionar sobre lo ocurrido y así tomar decisiones con calma que no tengan consecuencias graves para la persona.

– Actitud positiva

Una actitud positiva en el día a día es muy importante para ser resiliente. Analizar la situación y si se trata con fuerza y optimismo nos daremos cuenta de que todo pasa y de que no todo es tan horrible como parecía en principio.

– Ser realista y aceptar la realidad

Aprender a analizar las consecuencias de los problemas de manera objetiva y sin maximizar o minimizar las consecuencias de lo ocurrido. Es decir aceptar la realidad tal y como se da.

– Aprende a crecer de los problemas

Analizar lo que nos ha pasado, aunque sea muy malo, y aprender de ello.

– Sentido del humor y las emociones placenteras

Fomenta las emociones placenteras, los momentos agradables, distendidos, divertidos. Te ayudarán a desconectar, a liberar tensión y a coger fuerzas.

Una de las características principales de las personas resilientes es su sentido del humor, son capaces de reírse de la adversidad y sacar una broma de sus desgracias. La risa es su mejor aliada porque les ayuda a mantenerse optimistas y, sobre todo, les permite enfocarse en los aspectos positivos de las situaciones.

– Buscar la ayuda de los demás y apoyo social

Cuando las personas resilientes pasan por un suceso traumático su primer objetivo es superarlo, para ello, son conscientes de la importancia del apoyo social y no dudan en buscar la ayuda.

Si quieres ser una persona resiliente, por sus enormes ventajas que tiene tanto física como mentalmente, se puede entrenar pero puede resultar un proceso largo y por ti mismo quizá no puedas lograrlo, puedes pedir ayuda terapéutica para ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Ana Canto Gil.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.